SPINNING

Hace muchos años, mis compañeros de pesca y yo solíamos llevar algún señuelo de curricán (muy cascado y con las poteras herrumbradas) en nuestras cajas por si apareciese algún depredador durante nuestras jornadas de pesca costera.

Entonces, en la década de los noventa la fiebre del Spinning en agua salada llegó a las Islas Canarias y al resto de España y todos los pescadores nos volvíamos locos invirtiendo en poppers y señuelos de superficie/profundidad en todos los tamaños y colores imaginables. Adquirimos cañas especiales de Spinning y carretes de calidad, rellenos de trenzado de última generación para ir en busca de los Pejerreyes/Anjovas, Bicudas/Barracudas, Sierras/Bonitos, Medregales/Serviolas y Agujas que habitan las aguas costeras de Canarias.

La clave del Spinning de costa es encontrar a los depredadores. Al llegar a la zona de pesca, es aconsejable buscar zonas de “agua nerviosa”, manchas de pececillos nadando por la superficie ya que los depredadores no andarán muy lejos. Si no te importa mojarte y las condiciones del mar permiten, echa un vistazo bajo el agua, recorriendo la zona con gafas y tubo.
En varias jornadas de spinning en sitios desconocidos, he podido el “punto caliente” con este método. El buen clima de las Islas Canarias nos permite hacer Spinning durante todo el año, aunque se consiguen más capturas en verano, cuando los depredadores son atraídos por los bancos de peces pasto que se refugian en aguas someras. La madrugada suele ser el mejor momento del día, seguido del atardecer.

La captura más común por nuestras aguas es la Bicuda/Barracuda (Sphyraena viridensis), que llega a pesar alrededor de 8 kilos (El récord del mundo es un ejemplar de 10 kilos, cogido a curricán en La Graciosa), aunque una de más de 5 kilos, sería todo un trofeo. No creo que sienta predilección por ningún color en especial, atacando los señuelos tanto naturales como fluorescentes con el mismo fervor. También se pueden coger la Aguja de hasta 3 kgs., la Sierra/Bonito Atlántico de hasta 5 kgs. y el Pejerrey/Anjova de hasta 12 kgs. Menos comunes para el pescador de Spinning son las cuatro especies de Medregales/Serviolas que existen en Canarias, ya que éstas no suelen comer de superficie.

En Canarias se suele practicar el Spinning con señuelos de 9 a 14 cms. en colores naturales: azul sobre blanco para imitar la Caballa y gris/plateado sobre blanco imitando la Sardina o Boga. En condiciones de poca visibilidad (al amanecer/atardecer y con el agua tomada), los colores chillones (rojo, naranja, verde fluorescente, etc.) dan buenos resultados. Un popper puede provocar el ataque espectacular de un Pejerrey/Anjova, pero los señuelos que naveguen a aproximadamente un metro de profundidad pescan más. No hay que tener prisa por quitar el señuelo del agua al final de la recuperación, ya que en varias ocasiones he visto ataques de barracuda a mis pies en el último momento. Ya que la Bicuda sigue cazando bien entrada la noche, merece la pena echar unos cuantos lances más en la oscuridad antes de irse a casa. Mi señuelo favorito de noche es totalmente negro (pintado con rotulador permanente), lo que define más su silueta cuando es visto desde abajo contra un cielo estrellado.

En nuestra caja de señuelos es aconsejable llevar encima una selección de jigs/plomados de 50 a 100 gramos para peinar el fondo en busca de Abades (Mycteroperca fusca) y para poder alcanzar a los depredadores de superficie que estén fuera del alcance de los señuelos de plástico.

Aunque los dientes afilados del Pejerrey/Anjova y la Sierra/Bonito pueden cortar el monofilamento como si fuera mantequilla, no solemos poner un bajo de acero (llamado “calacimbre” en Canarias) por su alta visibilidad. En el extremo del trenzado se hace un nudo Bimini para formar un bucle, uniéndose éste, mediante un nudo Allbright, al bajo de metro y medio de fluorocarbono (0.50 a 0.80 mms.). De vez en cuando los dientes de un depredador van a partir el bajo, pero bueno… ¡los vaqueros no lloran!

Para no perder buenas piezas, es importante revisar el equipo de Spinning frecuentemente. Hace poco fui testigo del ataque de una bandada de Dorados (Lampugas) que se acercaron a una plataforma rocosa donde había tres pescadores haciendo Spinning. Casi simultáneamente los tres estaban pegados; uno de los Dorados saltó fuera del agua, escupiendo el popper, otro rompió la línea del segundo pescador cuyo freno se había trabado, mientras el tercer pescador sacó un precioso ejemplar de unos 7 kilos, gracias a su destreza y el buen estado de su equipo. A propósito de los Dorados, si enganchas uno, mantenerlo en el agua para provocar el ataque de los otros miembros de la bandada a los otros señuelos. ¡Por el contrario, si un solo pez se escapa, todos se marcharán enseguida! Deben tener walkie-talkies…

¡ENVÍANOS TUS FOTOS DE PESCA EN CANARIAS!

Te agradeceremos el material que nos envíes y lo publicaremos en nuestro blog

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

aceptar