PESCA A FONDO

Teniendo en cuenta que gran parte de los fondos submarinos de las Islas Canarias se compone de zonas arenosas sin apenas vida, el buen pescador de barco busca los fondos con mucha estructura.
Lanzar el cebo sobre las bajas de roca, por los veriles y dentro de los agujeros y las grietas del fondo dará buenos resultados ya que los peces grandes acuden a estos lugares, atraidos por la abundancia de peces pasto que se refugia y se alimenta aquí. Todo pescador serio dedica mucho tiempo prospectando el fondo con la ayuda de la sonda y GPS en busca de estos “sitios calientes”.

Para pescar en profundidades de menos de 60 metros, solemos utilizar bajos acorde con el reglamento IGFA: 2 anzuelos montados en fluorocarbono “invisible” de 0.45 mms., sin perlas atrayentes para que la carnada se presente de la forma más natural posible en esta agua tan transparentes (El reglamento canario permite hasta 3 anzuelos por aparejo).Normalmente basta llegar al fondo con un plomo de 140 grs., pero habrá que poner uno mayor si hay mucha corriente. El carrete se llena de buen hilo trenzado de entre 30 y 80 libras (13 y 35 kgs.), el cual transmite las picadas a la caña mejor que el monofilamento. Para darle algo de elasticidad al sistema, se intercala unos 8 metros de fluorocarbono de 0.50 mms. como bajo de línea, entre el trenzado y el aparejo

Los anzuelos de nº 1 ó 2/0 son los más adecuados para coger ejemplares desde 300 gramos hasta varios kilos, y el cebo más utilizado es la gamba (congelada o fresca) seguida del calamar, el choco/sepia, la sardina y la caballa estos últimos necesitando unas vueltas de hilo elástico para mantenerse en el anzuelo.
A no ser que se echa el ancla para pescar un “punto caliente”, se suele pescar a la deriva en una zona de arrecife (aquí en Canarias llamado “marisco”), a veces con un ancla de capa para ralentizar el barco en días de viento. Aparte de la noche, las primeras y últimas horas del día suelen ser las más productivas y sin tantas molestas picadas de la morralla.

Aunque muy comunes en las aguas costeras de las Islas Canarias, los Sargos, las Mojarras y las Seifías no suelen encontrarse a profundidades mayores de 20mts.

En una sonda de 20 a 60mts. Las principales especies son Cabrillas/Serranos y Brecas, seguido de Bocinegros, Samas, Samas Roqueras, Chopas y varias especies de Morena. A la deriva sobre fondos arenosos de noche se puede conseguir buenas capturas de Besuguito/Aligote, aunque las zonas sobre-explotadas están llenas de “peces basura” como la Araña (izda.), el Lagarto y el Tamboríl. Hay que manipular a las Arañas con pinzas de manga larga para evitar el contacto con las espinas venenosas situadas en su aleta dorsal y sus opérculos.

Si, a pesar de estas precauciones, te pica una Araña, el mejor remedio es calentar la zona con un mechero para desnaturalizar el veneno.

Otro pez molestón es la omnipresente boga, especialista en limpiar los anzuelos antes de que éstos lleguen al fondo. Sin embargo, este pequeño todo-terreno es el mejor cebo vivo para los depredadores, ya que se mantiene vivo durante mucho tiempo. Ensarta un anzuelo de 3/0 a 6/0 detrás de su aleta dorsal y deja que nade libremente. Hay que poner un bajo de fluorocarbono de 0.70mms y, como indicador de picada, se ata un globo al monofilamento varios metros por encima del anzuelo. Se pueden largar hasta 4 aparejos de este tipo a la vez, variando en cada uno la profundidad de la carnada viva y su distancia del barco.

En las profundidades comprendidas entre 60 y 200 metros, los peces suelen ser mayores, así que hay que pescar con aparejos más fuertes:

caña, carrete e hilo trenzado de 30 libras (13 kgs.) bajos de fluorocarbono de 0.70 a 0.90 mms., anzuelos de 2/0 a 6/0, plomos de 120 a 500 grs. (hasta un kilo si hay mucha corriente) y perlas fluorescentes o LEDs electrónicos para atraer a los peces. Debido a la descompresión, la mayoría de las especies no sobreviven al trayecto hacia la superficie así que, para reducir la mortalidad de alevines, no es aconsejable el uso de anzuelos muy pequeños.

Los cebos que mejor funcionan son las gambas enteras (peladas o sin pelar) y las tiras de calamar/chipirón y choco/sepia, éstos últimos aguantando mejor los ataques de la morralla. Por su fuerte olor la sardina y la caballa a veces salvan el día, pero deben fijarse al anzuelo con hilo elástico. Las capturas más comunes en estas profundidades suelen ser la Boga (¡incluso a 150mts.!) y la Cabrilla/Serrano, seguidos de la Breca, el Bocinegro/Pargo, la Sama, la Sama Roquera, el Rascacio/Cabracho y, en zonas de menos presión pesquera, incluso podrías sacar algún Mero, Abade o Cherna/Cherne de buen tamaño.

Guiándose por la sonda, uno puede mandar una Boga o Sepia viva hasta el fondo para tentar al Medregal/Serviola, la Sama y el Bocinegro, pero actualmente un jig bien presentado sería más productivo, sin tener que obtener cebo vivo. Encontrarás más información sobre esta técnica en al apartado de JIGGING.

El Escolar Chino (Lepidocybium flavobrunneum) y su primo terrorífico de la familia Adams, el Escolar Rasposo (Ruvettus pretosius), están presentes en todas las Islas Canarias (sobre todo el Hierro), pero solamente se cogen de noche en profundidades que oscilan entre los 100 y 200 metros. De hecho, ambos viven a casi 1000mts de día, migrando verticalmente de noche en busca de sus presas.

Estos depredadores oscuros con una silueta entre el atún y la barracuda, tienen unos ojos verdes que literalmente brillan debido a la fluorescencia de sus retinas. Si quieres coger el Escolar con cebo, un buen truco es inyectar el líquido fluorescente de un luminoso químico en un calamar, ya que ellos mismos se sienten atraídos por la fluorescencia. De la misma manera, si vas a tentar el Escolar a Jigging, pega un luminoso al jig con cinta y prepárate… El ataque es brutal y la pelea muy dura. Gastronómicamente, ambas especies son muy apreciadas, pero su carne contiene grasas indigestibles que pueden provocar diarrea

Por eso, es aconsejable comer sólo una pequeña porción de su carne sacada lejos de la espina (es aquí donde se concentra la grasa) y hacerlo bien a la plancha/brasa para eliminar gran parte de la grasa. (-¡Chacho, me quedo con las papas arrugadas, oíste…!)

La pesca de gran fondo (a más de 200 metros) se suele realizar con carrete eléctrico y trenzado muy resistente (0,60 a 0,80 mms.) o con monel (hilo poco elástico de aleación níquel-cobre).

A estas profundidades, el principal problema es la corriente (o corrientes diferentes a varias distancias de la superficie), por lo que, a veces, ni siquiera un plomo de 1 ó 2 kilos consigue llegar al fondo. Hay bichos muy grandes en las profundidades, así que los aparejos deben ser más fuertes. Los anuelos de 6/0 en bajos de 0.90 a 1.20mms. son adecuados para la mayoría de las especies, pero para un gran Cherne (Polyprion americanus izda.) es aconsejable poner anzuelos de 9/0 en fluorocarbono de 1.20 a 2.40.

Los cebos más utilizados son la sardina y caballa, entera o en filetes, y el calamar y choco.

Las especies que habitan las aguas profundas de las Islas Canarias incluyen la Boca Negra/Gallineta, el Alfonsiño, el Peje Tostón/Japuta, Pámpano/Rujo Imperial, la Merluza Canaria (del País), la Merluza Europea, etc, algunas de las cuales parecen sacadas de una película de terror. Son también muy frecuentes media docena de tiburones de profundidad.

¡ENVÍANOS TUS FOTOS DE PESCA EN CANARIAS!

Te agradeceremos el material que nos envíes y lo publicaremos en nuestro blog

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

aceptar